Actualidad

Es la primera librería de Sudamérica en aceptar cripto, tienen local en una antigua garita de policía y donan libros por cada venta.

Cuando creamos nuestro sello editorial Angular nos propusimos «publicar historias y libros como objetos preciados, no como mercancía; nos importa el oficio de editar. Nos importa cómo llega el libro a sus lectores». Por eso, este convenio con Broli es distintivo.

¿Qué es Broli? Sus creadores lo definen así: BroLi nace como una librería social, que busca por un lado llevar miles de libros a manos de nuestro clientes, pero que por otro lado, persigue los valores de una educación más justa para niños en los contextos más pobres. El objetivo es vender libros y acercar la lectura a toda la sociedad, pero con un fuerte objetivo social, donando por cada libro vendido otro a una escuela pública sin biblioteca en Uruguay».

BroLi es una librería nativa digital y así fue como consiguió ser lo que es. Sin embargo, fue una gran alegría para sus integrantes cuando consiguieron un puesto de venta físico en Montevideo (Uruguay) bastante particular: una antigua garita de policía que data de la década del 30.

«Si BroLi tiene algo que lo hace único es la sinergia entre lo social y lo tecnológico. BroLi es innovación en la venta, en los canales, en los conceptos, en las oportunidades».

El objetivo de Víctor Fernández, Pedro Copelmayer y Martín Brian fue crear una Librería Solidaria. Querían cambiar esa mala noticia de que en Uruguay había niños que no tenían acceso a libros. Su idea fue hacerlo a través de un modelo 1X1: por cada libro vendido, donarían otro a una escuela del país. 

A finales de 2021 anunciaron ser la primera librería de Sudamérica en aceptar pagos con criptomonedas. Pero la otra cara del emprendimiento está constituida por los libros que venden al público y eso lo gestionan de una manera particular: prácticamente sin stock. Ellos trabajan con tres grandes proveedores que son Lucy, América Latina y Distribuidora Escaramuza, a los que les compran los libros solo cuando se efectúa una compra en la página web de BroLi. Eso les permite operar con menos stock y menos inversión.

“No teníamos dinero para alquilar un depósito, entonces nos preguntamos, ¿qué hacemos? La primera solución —y con la que arrancó Víctor— era subir los títulos manualmente a la web, pero repensamos el negocio y vimos la necesidad de automatizarlo”, explica Pedro: “Ahí fue que, a través de un proveedor externo y luego in-house con la ayuda de Martín, desarrollamos un scrapper que analiza los sitios web de nuestros proveedores, toma los datos de cada libro y los coloca en nuestra página”. Con ejemplos como este es que fundamentan que muchos de sus casos de innovación son “por necesidad”.

Hoy en día cuentan con la mayoría de los títulos que se mueven en plaza y buscan expandir su alcance a aquellos más de nicho. Una de las formas de hacerlo es a través de acuerdos de representación con editoriales y autores, como ya lo hacen con nosotros en Angular.

¡Ahora podemos enviarte «Sin piedad» y los libros que publiquemos!

Si vivís en España, México o Uruguay, dale click a la imagen y hacé tu pedido! (en Argentina, directamente por acá)