salud

Un abrazo que diga «te quiero»

El cabello negro que antes llegaba hasta la mitad de la espalda cae con el roce de una caricia. Entre agua caliente y piel, corren mechones enteros desprendidos del cuero cabelludo de Miguelina