Ayotzinapa, 5 años sin verdad ni justicia

Se cumplieron cinco años de los ataques perpetrados la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre de 2014, tras los cuales 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural «Raúl Isidro Burgos» de Ayotzinapa, fueron desaparecidos de manera forzada en Iguala (México). Hasta el día de hoy no conocemos su paradero.

¿Cómo se exige justicia?

Texto de Georgina González  Fotos de Bruno Grappa

El caso Ayotzinapa marcó un punto de inflexión en México. Las familias de los 43 estudiantes de Ayotzinapa se han enfrentado a investigaciones [declaradas como “verdad histórica”] con procesos plagados de negligencia y trabajo ministerial a base de tortura y violaciones graves a derechos humanos, según han documentado organizaciones nacionales e internacionales, en la búsqueda de verdad y justicia sobre el paradero de sus hijos.

Con la entrada de la administración de Andrés Manuel López Obrador, las madres y padres de Ayotzinapa tienen un escenario distinto al que vivieron con el expresidente Enrique Peña Nieto. Los cambios pueden traducirse a hechos específicos como:

  1. La instalación de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa, la cual fue decretada el 3 de diciembre de 2018 por López Obrador. La comisión ha instaurado un esquema nuevo de diálogo. Está compuesta por dos madres y tres padres de los 43 que actúan como figuras de toma de decisión en representación de las familias. También la integran autoridades federales, representantes de las cuatro organizaciones que han acompañado el caso, e integrantes del GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales).
  2. La designación de un fiscal especial para el caso, Omar Gómez Trejo. Esto ocurrió el 26 de junio —luego de la presión hecha por los familiares de los 43—.

Liberación de posibles perpetuadores

Pese a los avances y replanteamiento en la relación del gobierno mexicano con las familias de los estudiantes desaparecidos, han ocurrido hechos que preocupan por lo que representan para la investigación. Tal es el caso de la liberación de Gildardo López Astudillo, uno de los testigos clave de la desaparición de los 43, quien fue liberado el pasado 31 de agosto luego de que un juez de Tamaulipas considerara que la mayor evidencia obtenida en su contra fue bajo tortura y en condiciones ilegales.

Bajo estas implicaciones, de los 142 detenidos, 77 fueron liberados en las últimas tres semanas.

El Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), acompañante de las familias de los 43, señaló como “fracaso judicial” la liberación de Gildardo. Por su parte, el Subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas dijo que las liberaciones muestran el estado de “podredumbre” en el que se encuentra el sistema de justicia mexicano.

Las madres y padres de familia de los 43 temen la liberación de más personas acusadas sin que éstas tengan implicaciones legales. Aún hay 65 personas detenidas por ese proceso.

A 5 años de Ayotzinapa, iniciar de cero las investigaciones

El 18 de septiembre de este año los familiares de los 43 se reunieron con la Fiscalía General de la República. Gómez Trejo, fiscal especial del caso, anunció que es necesario retomar la investigación casi desde cero. Además dijo que se apoyarán en las líneas de investigación marcadas por el GIEI: investigar la implicación de la policía de Huitzuco y el ejército; el rastreo y registro de las líneas de celular de la zona; y el trasiego de drogas de Guerrero a Chicago, Estados Unidos.

Gómez Trejo también se comprometió a investigar a los funcionarios de las fiscalías por las fallas en las investigaciones. Por su parte Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación a cargo del caso, dijo en conferencia de prensa que presentará las diligencias correspondiente para responsabilizar a Jesús Murillo Karam [ex Procurador General de la República], Tomás Zerón de Lucio [ex Director de la Agencia de Investigación Criminal] y José Aarón Pérez Carro [ex titular de la Unidad Especial para el caso], por obstruir los procesos para acceder a la verdad y justicia.

El martes 24 de septiembre de 2019 la Fiscalía General de la República inició una nueva búsqueda en un vertedero de Tepecoacuilco, municipio cercano a Iguala. Desde el domingo anterior, elementos de ejército se desplegaron en el terreno a cielo abierto. El martes 24 comenzaron las excavaciones donde peritos ingresaron a la zona para buscar pistas de los estudiantes.

Además, la unidad especial de investigación informó que llamará a declarar a Ángel Aguirre, ex gobernador de Guerrero, así como a Iñaki Blanco, exfiscal; Jesús Martínez Granelo, exsecretario del gobierno local  y Leonardo Vázquez, ex secretario de Seguridad Pública del estado.

**

La desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa es la punta más visible de la ola de violaciones a los derechos humanos que ha sacudido a México a lo largo de los últimos 13 años. Son el rostro de más de 40 mil personas desaparecidas y sus familias.

“Tenemos la esperanza de que llegaremos a la verdad. Solo deseamos [los padres y madres] que no sea tarde. Para eso necesitamos que nos sigan acompañando hasta encontrarlos. Llegar a 5 años es muy difícil para nosotros porque estamos lejos de nuestras comunidades, de nuestros trabajos y tenemos que seguir buscando a nuestros hijos”, dijo el pasado 23 de septiembre, Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista uno de los 43 estudiantes desaparecidos.

La mañana del 26 de septiembre de 2019, la actual administración dijo en conferencia de prensa que la Comisión de la Verdad hará un balance de las investigaciones en diciembre y buscará mecanismos que impidan que más personas detenidas por el caso sean liberadas.

Tomar las calles por los 43

A 5 años de los hechos en Ayotzinapa, miles de personas salieron a marchar en la Ciudad de México para respaldar a las familias de los normalistas desaparecidos.

Antes de iniciar la manifestación, las madres y padres de los 43 se colocaron al pie del Ángel de la Independencia, cada uno con la fotografía de su hijo. Ahí recibieron la comunión y participaron en una misa en honor a sus hijos desaparecidos, oficiada por integrantes de la organización Iglesias por la Paz.

Poco después de las cuatro de la tarde inició la marcha. Las madres y padres encabezaron el contingente. Luego siguieron estudiantes de escuelas normales rurales, estudiantes de universidades públicas y organizaciones civiles.

El caminar estuvo marcado por la exigencia: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Al llegar a el Antimonumento a los 43 las familias hicieron el “pase de lista” [nombrar a los 43 estudiantes desaparecidos y a los 3 jóvenes “caídos”].

Al llegar al Zócalo, pocos minutos después de las seis, se realizó un mitin. Algunas madres y padres de los 43 hablaron, siempre en tiempo presente, frente a una plaza del Zócalo llena. Representantes de la Normal de Ayotzinapa y de la FECSM [Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México] también tomaron la palabra.

La exigencia principal fue: investigar a Enrique Peña Nieto, sus colaboradores y los funcionarios del estado de Guerrero. Dejaron claro que, aunque haya diálogo con el nuevo gobierno, no confían “hasta no ver hechos que hablen por sí mismos”.

La manifestación por Ayotzinapa a 5 años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas concluyó con el cantar del himno “Venceremos”.


* Esta nota apareció originalmente en Distintas Latitudes y la publicamos en articulación aquí porque creemos en el trabajo colaborativo. Distintas Latitudes es un extraordinario espacio que crea conversaciones latinoamericanas a partir de siete comunidades prioritarias: mujeres agentes de cambio, poblaciones LGBTI+, periodistas, tecnólogos, ambientalistas, migrantes y emprendedores; todo cortado a partir de tres ejes transversales: derechos humanos, innovación y mirada regional.

Georgina González

Periodista  |  México

Periodista independiente egresada de Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México. Le interesa escribir sobre las infinitas posibilidades de habitar el género y la identidad, así mismo sobre las resistencias de los movimientos sociales.

Saber más

Bruno Grappa

Fotoperiodista   |   Realizador multimedia

Para dedicarse al oficio, encontró sus aspiraciones en una cámara de fotos, un libro de Kapuściński y una entrevista a un reportero de guerra. Se graduó en Producción y Periodismo. Actualmente trabaja como freelance.

Saber más

Deje su comentario