La esencialidad precarizada

Perdieron su morada. Tres incendios redujeron a cenizas los asentamientos donde sobrevivían. Las trabajadoras y trabajadores agrícolas migrantes en España viven peor que en los campos de refugiados más precarios. Texto y fotos: Pablo