Crónicas

La esencialidad precarizada

Perdieron su morada. Tres incendios redujeron a cenizas los asentamientos donde sobrevivían. Las trabajadoras y trabajadores agrícolas migrantes en España viven peor que en los campos de refugiados más precarios. Texto y fotos: Pablo

La ciudad de los muertos

Llegar a Guayaquil a principios de abril era entrar en una película apocalíptica. Jamás presencié algo semejante: en el primer control policial —antes de ingresar a la ciudad— vimos los

Voluntarios que protegen

Las calles de una Catalunya silenciada por el miedo y los duelos amordazados, solo eran interrumpidas por sirenas de ambulancias, bomberos o la policía; pero desde el inicio de la crisis, los autos

Load More Posts