El puerto de los perdidos

Reportajes El puerto de los perdidos La temperatura desciende y los alcanza, los golpea; abajo —otra vez— Muhammad y Yousef vuelven a repartir, cómo cada noche, su precario y siempre exiguo

El puerto de los perdidos

La temperatura desciende y los alcanza, los golpea; abajo —otra vez— Muhammad y Yousef vuelven a repartir, cómo cada noche, su precario y siempre exiguo legado entre los colegas de la escollera: un