No ficción

Tumbas de arena

TEXTO: PABLO TOSCO

Agadez siempre fue una ciudad de tránsito. Un camión o una Hilux más o menos firme alcanzan para sumergirse en el Sahara, las tierras de tuaregs: los cartografos de dunas y rutas clandestinas. Agadez es el punto de partida del éxodo hacia Libia.

Agadez es, también, el comienzo del fin.

LEER MÁS

Entonces Haití

Haití ya era esta tierra arrasada, seca, semi-desértica; ya era el epicentro de la pobreza occidental; ya había fracasado en su intento por superar la ocupación norteamericana. Haití

Sonríen para la foto

«Sonríen para la foto. Viajaron cientos de kilómetros —atravesaron Argentina—, para llegar hasta la pequeña comunidad de la etnia Wichi, en el gran chaco formoseño

Huesos siempre habrá

Se huele el agobio en las gotas de sudor. Las fisonomías decaídas de todos los presentes transpiran desvelo e impotencia. ¿Cómo se encuentra muerto lo que se busca

VER MÁS POSTEOS
  • Entonces Haití

    Haití ya era esta tierra arrasada, seca, semi-desértica; ya era el epicentro de la pobreza occidental; ya había fracasado en su intento por superar la ocupación norteamericana. Haití ya era toda esta tragedia, ¿cómo entenderlo? Una crónica lúcida, sin fecha de vencimiento, para conocer un país irreductible. Texto: Maye Primera  |  Fotos: Pablo Tosco Herosia jura, por Nuestra Señora de la Asunción,

  • Sonríen para la foto

    «Sonríen para la foto. Viajaron cientos de kilómetros —atravesaron Argentina—, para llegar hasta la pequeña comunidad de la etnia Wichi, en el gran chaco formoseño y hacer obra misionera: llevaron donaciones de ropa usada, bolsones de comida, sus estudios bíblicos resumidos para la ocasión; y sonríen. » Por Migue Roth   |  Ilustraciones: Raed Khalil En la imagen, una bebé

  • Huesos siempre habrá

    Se huele el agobio en las gotas de sudor. Las fisonomías decaídas de todos los presentes transpiran desvelo e impotencia. ¿Cómo se encuentra muerto lo que se busca vivo? Por Chantal Flores Hay muertos que no hacen ruido, Llorona, Y es más grande su penar. Hay muertos que no hacen ruido, Llorona, Y es más grande su penar. La última muñeca está parada

Novedades en tu correo ¡Suscribite al boletín de Angular!