No ficción

Entonces Haití

Haití ya era esta tierra arrasada, seca, semi-desértica; ya era el epicentro de la pobreza occidental; ya había fracasado en su intento por superar la ocupación norteamericana. Haití

Sonríen para la foto

«Sonríen para la foto. Viajaron cientos de kilómetros —atravesaron Argentina—, para llegar hasta la pequeña comunidad de la etnia Wichi, en el gran chaco formoseño

Huesos siempre habrá

Se huele el agobio en las gotas de sudor. Las fisonomías decaídas de todos los presentes transpiran desvelo e impotencia. ¿Cómo se encuentra muerto lo que se busca

Huir del horror

Boko Haram pretende establecer un califato en toda la región de su influencia; este grupo armado, a través de acciones de violencia brutal, ha obligado a huir de

Entre los demonios y el hambre

Laraba está sentada en medio de su choza de paja esquelética y abraza el cuerpo frágil de Kubi. Kubi llora, afónico, entrecortado: agónico. Afuera, entre cientos de chozas,

Tumbas de arena

Agadez siempre fue una ciudad de tránsito. Un camión o una Hilux más o menos firme alcanzan para sumergirse en el Sahara, las tierras de tuaregs: los cartografos

Diario de Mahmood – Vidas huidas

Millones de personas se vieron forzadas a dejar sus tierras, sus casas, sus vidas. Han huido recorriendo el país buscando refugio: un lugar seguro donde dejar de sobrevivir

Diario de Zahra – Vidas huidas

Al perder territorio, Estado Islámico va dejando detrás ciudades repletas de explosivos ocultos entre las ruinas: abriendo las puertas a la paranoia y a una nueva ola de

Vidas huidas

Una tormenta de arena asoma entre las chimeneas de un pozo de extracción de petróleo. El viento se esfuerza por apagar la llama que se mantiene invicta. Y

Muñeca rota

«Todavía el corazón no le cuelga de un hilo, como cuelgan los frutos descompuestos o los retratos de pared mecidos por el viento. Todavía su corazón, hoy un higo

Los hijos de la sal

«Humbertstone es un pueblo abandonado en el desierto de Atacama. Alguna vez sintió el calor del esplendor mineral, pero se diluyó demasiado rápido; ahora las calles y las casas

Desde las sombras

«En esa ocasión vi —por primera vez— dos flacos respirando dentro de bolsas, pero no entendí. Imaginé que era otra cosa, no sé qué. No

Novedades en tu correo ¡Suscribite al boletín de Angular!