La pandemia causada por COVID-19 enfoca la fragilidad de nuestro sistema alimentario globalizado. La agricultura industrial cuelga de un hilo delgado, mientras se presenta una oportunidad de transición a las prácticas agroecológicas. La crisis mundial revela múltiples problemas arraigados en el sistema alimentario, incluidas las disparidades en la tenencia de la tierra, el potencial de cadenas de suministro interrumpidas, la explotación laboral y la lucha constante por la soberanía alimentaria. La crisis nos obliga a desafiar el paradigma alimentario actual e imaginar un sistema viable, resistente y regenerativo, basado en la equidad, la justicia y el cooperativismo.

Texto de Brooke Porter* / publicado en La tinta

Escribo desde Córdoba, Argentina, donde el mundo parece estar en pausa. Parece que todo el país ha tomado una larga siesta, ya que las calles están vacías. Lo que pensé que sería una visita breve con familiares y amigos, ahora, ha durado un mes y continuará indefinidamente, ya que Argentina ha cerrado sus fronteras. Desde mi ventana, las hojas comienzan a cambiar de color a medida que surge un frente frío del sur de la Patagonia y comenzamos a entrar en otoño. Es como si la Tierra hubiera planeado que esta catástrofe ocurriera cuando entramos en esta temporada de muerte y oscuridad.

Los eventos reflejan al mundo natural, imitando la pérdida a través de las vidas humanas. No solo estamos perdiendo seres queridos, sino que estamos al borde; el capitalismo en sí parece estar en transición. Me hace pensar en el hemisferio norte, entrando en la primavera. ¿Podría esto presagiar una transformación y un proceso de renacimiento? Quizás, debemos dejar morir lo que ya no nos sirve a nosotros ni al planeta y propagar un sistema basado en la reciprocidad. Ya sea que se trate de un proceso de muerte, renacimiento o ambos, la crisis catalizada por el virus requiere una transformación radical.

pandemia-sistema alimentario mundial-agroecología
(Imagen: Brooke Porter)

La agroecología denuncia la agricultura industrial extractiva y promueve sistemas agrícolas que funcionan en armonía con ecologías pre existentes. Usando la ciencia, buscamos crear sistemas agrícolas que mejoren la biodiversidad, promuevan sistemas de circuito cerrado, aumenten la salud del suelo y eliminen la dependencia frágil de los insumos sintéticos externos. Al crear un movimiento, nuestro objetivo simultáneo es imaginar e implementar un sistema alimentario que sea económicamente viable y socialmente justo.

Según el científico Alexander Wezel, la agroecología surgió como un movimiento moderno en respuesta a la Revolución Verde. Esta última fomentaba estrategias no ecológicas, intensivas en químicos y de máximo rendimiento basadas en la especialización y monocultivo. La agroecología se ha convertido en un movimiento global respaldado por campesinos, agricultores y activistas que buscan asegurar la soberanía alimentaria, la reforma agraria, el establecimiento de modelos cooperativos, la protección de la biodiversidad y mucho más. La agroecología ha existido desde tiempos inmemoriales, sin el estandarte actual, ya que las comunidades indígenas y campesinas han cultivado durante mucho tiempo formas que nutren tanto a las personas como a la tierra.

Esta crisis llama a la humanidad a conectarse profundamente con la esencia de la vida. Nos vemos obligados a recordar lo que realmente se necesita para proporcionar sustento, a medida que el disfraz del capitalismo del siglo XXI comienza a desvanecerse. El valor de poner nuestras manos en la tierra, honrando que la soberanía está vinculada a nuestros alimentos y medicinas comienza a surgir. Sin embargo, el acceso a la tierra es un gran privilegio, una crisis asociada que se destaca a medida que los precios mundiales de los alimentos se disparan y las tiendas de comestibles se convierten en una zona de batalla para gérmenes. Estamos viendo un aumento en pequeños jardines en todo el mundo, que recuerdan a los “jardines de la victoria” o “jardines de guerra” implementados durante la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial por varios países para ayudar a complementar la cadena pública de suministro de alimentos. Sin embargo, los legados coloniales y las desigualdades sistémicas han impedido que muchos accedan a la tierra.

pandemia-sistema alimentario mundial-agroecología-2
(Imagen: Brooke Porter)

Hay una lucha continua por la soberanía alimentaria dentro de las comunidades ubicadas en áreas geográficas donde hay falta de acceso a alimentos sanos. Estas comunidades ahora también enfrentan mayores riesgos de salud cuando las personas tienen que viajar distancias más largas para encontrar alimentos nutritivos, dejándolas más expuestas y susceptibles al virus. En la ciudad de Nueva York, se ha declarado que los jardines comunitarios representan un gran riesgo para la salud y la ciudad ha bloqueado el acceso de los residentes.

Las naciones con inseguridad alimentaria se ven obligadas a reconciliarse con las cadenas de suministro interrumpidas. Algunos países, como Argentina, han establecido decretos que proponen límites de precios para ciertos productos alimenticios e higiénicos, con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria, a medida que los precios aumentan rápidamente. Kazajstán ha prohibido la exportación de productos alimenticios clave para garantizar un suministro interno. Sin embargo, ¿qué sucede con los pequeños estados nacionales que han cambiado sus sistemas agrícolas tradicionalmente diversos para satisfacer las demandas del mercado global, lo que resulta en una extensa producción de monocultivos respaldada por políticas neoliberales? Todo esto contribuye a la falta de alimentos nutritivos disponibles localmente para muchos ciudadanos.

Desde los campos hasta los mercados de comestibles, las personas al margen de la sociedad, cuyo trabajo a menudo se ha devaluado, ahora se consideran trabajadores esenciales de primera línea. Aquellos que están detrás de escena en la producción y distribución de alimentos son los más afectados por esta crisis, siendo que están enfermando rápidamente. En los Estados Unidos, un estudio realizado por el departamento de agricultura afirma que aproximadamente la mitad de todos los trabajadores agrícolas, más de un millón, son inmigrantes indocumentados. El estado de inmigración de estos valiosos trabajadores les impedirá acceder al paquete de ayuda pandémica de $2 billones del gobierno federal, mientras que su trabajo aún se considerará esencial.

pandemia-sistema alimentario mundial-agroecología-3
(Imagen: Brooke Porter)

En Rumania, Eco Ruralis, una asociación local de campesinos, ha organizado un esfuerzo de base para distribuir semillas de hortalizas a más de 3000 familias, reconociendo que la soberanía está vinculada a la producción de alimentos diversos y nutricionales.

Más que nunca, la agroecología ofrece una posible solución a esta crisis multifacética. Los agricultores que dependen de insumos externos para la producción ahora enfrentan una gran amenaza, ya que las industrias congelan las operaciones y las cadenas de suministro se ven interrumpidas. El principio agroecológico de crear granjas con sistemas de circuito cerrado puede promover una estrategia que convierta a las granjas locales en un activo vital para proporcionar alimentos y fomentar la autonomía. Al final del día, no son las grandes granjas industriales las que alimentan al mundo. Un estudio realizado en 2019 por la Organización Mundial de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas concluyó que el 80% de los alimentos del mundo es producido por pequeñas granjas familiares.

La pandemia nos obliga a apoyar nuestras economías locales y solidarizarnos con estos pequeños agricultores, asegurando sus medios de vida y promoviendo la construcción de redes alimentarias bioregionales resilientes. No es el momento de acumular suministros, sino de recurrir a nuestros vecinos y ofrecerles apoyo. Las desigualdades que están surgiendo han existido durante mucho tiempo dentro del sistema alimentario, pero ahora tenemos la oportunidad de desmantelar estas injusticias y sembrar un movimiento de resistencia que luche por la agroecología y un mundo más solidario.

*Por Brooke Porter, agroecóloga y fotógrafa de Estados Unidos, investigadora de agroecología en Brasil para La tinta /

La Tinta

Revista  |  Periodismo

#Noticias desde #Córdoba. Medio cooperativo. Una herramienta para compartir miradas y difundir las alternativas que estamos caminando.

Saber más